viernes, 22 de abril de 2016

Guguy, mucho más que cuatro tabaibas...

Collage de imágenes de algunas especies amenazadas presentes en Guguy, ¿a que no parecen cardones?

Resumen: Guguy es una de las zonas más ricas de Gran Canaria en cuanto a concentración de endemismos vegetales en peligro, tales como: Dorycnium broussonetii, Limonium sventenii, Dendriopoterium menendezii var. virescens, Cheirolophus falcisectus, Crambe scopariaParolinia filifolia, Convolvulus perraudieri, Lotus callis-viridis, Descurainia artemisioidesEchium onosmifolium subsp. spectabile, Camptoloma canariensis, Silene tamaranae... así como poblaciones de especies de asignación taxonómicas todavía poco clara. Por otro lado las cabras cimarronas existentes en Gran Canaria no son autóctonas de las islas, vinieron con el hombre hace un par de milenios y como especie de potencial invasor ajenos a la naturaleza canaria han contribuido a la profunda transformación del paisaje vegetal de la zona. Tampoco pertenecen a las razas introducidas por los aborígenes canarios, esas razas desaparecieron de Gran Canaria hace ya tiempo... Hay que señalar que el paisaje actual del territorio es fruto del intenso uso que se ha hecho del territorio y sus recursos.

domingo, 10 de abril de 2016

Gonospermum oshanahanii y las cabras...

 Foto 1. Ejemplar de "magarza de Guayedra" del nuevo núcleo localizado en 2010, obsérvese que las inflorescencias secas del año anterior todavía están en buen estado. (foto abril de 2010).

La "magarza de Guayedra" (Gonospermum oshanahanii anteriormente denominada Tanacetum oshanahanii ) es un escasísimo arbusto en grave peligro de extinción. Este endemismo de Gran Canaria crece formando un puñado de rodales agrupados dentro de dos núcleos de población relativamente próximos entre si. El primero, la localidad clásica de la especie, está formada por unos 20-30 ejemplares y se conoce desde la década de los ochenta.  Aquí la especie crece refugiada en un paredón y los escasos ejemplares que aparecen en el andén superior e inferior son pequeños y se encuentran fuertemente ramoneados por la cabras. El segundo núcleo, localizado hace apenas 3 años, está en la margen opuesta del barranco a unos 200 metros en línea recta y está formado por unos 40 ejemplares adultos que crecen en un paredón más expuesto y termófilo. Esta especie presenta la particularidad de que puede perder totalmente la hoja en el verano.